domingo, 31 de agosto de 2008

SPUTNIK 1, PRIMERA INCURSIÓN EN EL ESPACIO


A lo largo de la historia se va demostrando lo que ya dijo el escritor Julio Verne : "Lo que alguien pueda imaginar, otros pueden hacerlo realidad".

En 1885, el también escritor Konstantin Tsiolkovsky, fue el primero en escribir con precisión en su libro "Sueños de la Tierra y el Cielo", cómo podía ser lanzado al espacio un satélite, dentro de una órbita de poca altitud, en torno a la Tierra.

El 4 de octubre de 1957, la entonces Unión Soviética, lanzó el primer satélite espacial de la historia de la humanidad. Era el SPUTNIK 1.

Con una masa de 83 kg y dos transmisores de radio, orbitó La Tierra a una distancia entre 938 km en su apogeo, y 214 km, en su perigeo. Era una esfera de aluminio de 58 cm de diámetro con cuatro largas antenas de 2,4 a 2,9 m de longitud.
Las informaciones que envió, sirvieron para poder determinar con mayor exactitud la composición de la ionosfera. Cayó 92 días después de su puesta en órbita, cuando había completado aproximadamente 1400 óbitas, acumulando una distancia recorrida de uno 70 millones de km.


Despues de esta aventura espacial, el Prorama de la Unión Soviética continuó con el lanzamiento del Sputnik 2 (primero en llevar un animal a bordo: la perrita LAIKA).

Simultáneamente, Estados Unidos, también comenzaba a trabajar con el diseño de satélites espaciales como los del Proyecto Vanguard para la US Navy. Logrando lanzar con éxito el EXPLORER 1, el 31 de enero de 1958, dentro del Programa Júpiter.

Varias réplicas del primer satélite espacial, pueden contemplarse en diferentes instituciones situadas en distintos países, como en el Smithsonian "National air and Space Museum " en Washington DC (EE UU), o en el Planetario de Madrid (España).

Réplica del Sputnik 1 existente en el Planetario de Madrid (España).