jueves, 10 de abril de 2014

Un encuentro casual crea un anillo de diamantes en el cielo




Utilizando el telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO en Chile, un equipo de astrónomos ha captado esta llamativa imagen de la nebulosa planetaria PN A66 33, más conocida por el nombre de Abell 33. Esta hermosa burbuja azul se ha creado durante el proceso de envejecimiento de una estrella, que ha ido soltando sus capas exteriores y que, casualmente, está alineada con una estrella que se encuentra en primer plano.
El resultado es un parecido asombroso con un anillo de diamantes, típico de los anillos de compromiso. Esta joya cósmica es inusualmente simétrica, por lo que en el cielo aparece con una perfecta forma circular.
En el interior de la nebulosa, visible como una diminuta perla blanca y ligeramente descentrada, vemos al remanente de la estrella progenitora de Abell 33 en el proceso de transformarse en una enana blanca. Aún brilla –es aún más luminosa que nuestro Sol– y emite la suficiente cantidad de radiación ultravioleta como para hacer que resplandezca la burbuja de atmósferas expulsadas al espacio.
 

domingo, 26 de enero de 2014

El polvo interplanetario pudo empezar la vida en la Tierra/Interplanetary dust could start life on Earth

(Photo: John Bradley, UH SOEST/LLNL)
Un equipo formado por investigadores de la School of Ocean and Earth Science and Technology (SOEST) de la Universidad de Hawai en Manoa, del Lawrence Livermore National Laboratory, del Lawrence Berkeley National Laboratory y de la Universidad de California – Berkeley, han descubierto que las partículas de polvo interplanetario podrían haber transportado agua y compuestos orgánicos a la Tierra y a otros planetas terrestres.
El polvo interplanetario,  proveniente de cometas, asteroides y escombros sobrantes de la nacimiento del sistema solar, cae continuamente sobre la Tierra y otros cuerpos del Sistema Solar. Estas partículas son bombardeadas por el viento solar, predominantemente iones hidrógeno y este bombardeo iónico desordena la estructura cristalina de los silicatos minerales y libera oxígeno que queda disponible para reaccionar con el hidrógeno para formar, por ejemplo, moléculas de agua.
Según Hope Ishii, del SOEST de UH Manoa y co-autor del estudio "es una posibilidad emocionante que esta influjo de polvo haya actuado como una lluvia continua de pequeños matraces de reacción conteniendo el agua y la materia orgánica necesarias para un eventual origen de la vida en la Tierra y posiblemente Marte". Este mecanismo de aportar a la vez agua y de compuestos orgánicos también funcionaría para los exoplanetas, mundos que orbitan otras estrellas. Estos ingredientes en bruto de polvo e iones hidrógeno de su estrella madre , permitiría que el proceso ocurriea en casi cualquier sistema planetario.
Las implicaciones de este trabajo son potencialmente enormes: los cuerpos espaciales sin aire, como los asteroides y la Luna, repletos de silicatos minerales, están constantemente expuestos a irradiación por el viento solar que puede generar agua. De hecho, este mecanismo de formación de agua ayudaría a explicar el OH y el agua observados en la Luna, y posiblemente explicarían el origen del hielo de agua de las regiones lunares en sombra permanente.
"Tal vez lo más emocionante", según Hope Ishii, "es que se sabe desde tiempo que el polvo interplanetario, especialmente el de asteroides primitivos y cometas, lleva especies de carbono orgánico que sobreviven a la entrada en la atmósfera terrestre, y ahora hemos demostrado que el polvo también lleva agua generada por el viento solar. Así que hemos demostrado por primera vez que el agua y los compuestos orgánicos pueden ir con juntamente ".
Desde la era Apolo, cuando los astronautas trajeron rocas y suelo lunar, se sabe que el viento solar hace cambiar la composición química de la capa superficial del polvo. Por lo tanto, la idea de que la irradiación por el viento solar podría producir agua ha estado presente desde entonces, pero lo que realmente produce ese agua ha sido objeto de debate. Las razones para esta incertidumbre son que la cantidad de agua producida es pequeña y se localiza en bordes muy finos sobe la superficie de los silicatos minerales, de manera que las antiguas técnicas de análisis eran incapaces de confirmar la presencia de agua.
Utilizando un microscopio electrónico de transmisión muy avanzado, los científicos han podido detectado realmente el agua producida por la irradiación del viento solar en los bordes erosionados de los silicatos minerales de las partículas de polvo interplanetario. Además, y en base a minerales irradiados en el laboratorio que tienen bordes amorfos similares, han podido concluir que el agua se forma a partir de la interacción de los iones hidrógeno del viento solar (H +) y el oxígeno de los granos de silicato.
El trabajo no dice qué cantidad de agua ha podido llegar a la Tierra de esta manera desde el polvo interplanetario. "De ninguna manera se sugiere que fuera suficiente para formar los océanos, por ejemplo", dijo Ishii. "Sin embargo, la relevancia de nuestro trabajo no es el origen de los océanos de la Tierra, sino haber demostrado, la administración conjunta y continua de agua y compuestos orgánicos íntimamente entremezclados."
En futuros trabajos, los científicos tratarán de estimar la cantidad del agua proporcionada por el polvo interplanetario. Además, explorarán con más detalle lo que otras especies orgánicas (basadas en carbono) e inorgánicas están presentes en el agua de las vesículas del polvo interplanetario.

(Image Traqueur Stellaire
Researchers from the University of Hawaiʻi at Mānoa's School of Ocean and Earth Science and Technology (SOEST), Lawrence Livermore National Laboratory, Lawrence Berkeley National Laboratory, and University of California – Berkeley discovered that interplanetary dust particles (IDPs) could deliver water and organics to the Earth and other terrestrial planets.
Interplanetary dust, dust that has come from comets, asteroids, and leftover debris from the birth of the solar system, continually rains down on the Earth and other Solar System bodies. These particles are bombarded by solar wind, predominately hydrogen ions. This ion bombardment knocks the atoms out of order in the silicate mineral crystal and leaves behind oxygen that is more available to react with hydrogen, for example, to create water molecules.
It is a thrilling possibility that this influx of dust has acted as a continuous rainfall of little reaction vessels containing both the water and organics needed for the eventual origin of life on Earth and possibly Mars,” said Hope Ishii, new Associate Researcher in the Hawaiʻi Institute of Geophysics and Planetology (HIGP) at UH Mānoa's SOEST and co-author of the study. This mechanism of delivering both water and organics simultaneously would also work for exoplanets, worlds that orbit other stars. These raw ingredients of dust and hydrogen ions from their parent star would allow the process to happen in almost any planetary system.
Implications of this work are potentially huge: Airless bodies in space such as asteroids and the Moon, with ubiquitous silicate minerals, are constantly being exposed to solar wind irradiation that can generate water. In fact, this mechanism of water formation would help explain remotely sensed data of the Moon, which discovered OH and preliminary water, and possibly explains the source of water ice in permanently shadowed regions of the Moon.
Perhaps more exciting,” said Hope Ishii, Associate Researcher in HIGP and co-author of the study, “interplanetary dust, especially dust from primitive asteroids and comets, has long been known to carry organic carbon species that survive entering the Earth’s atmosphere, and we have now demonstrated that it also carries solar-wind-generated water. So we have shown for the first time that water and organics can be delivered together.”
It has been known since the Apollo-era, when astronauts brought back rocks and soil from the Moon, that solar wind causes the chemical makeup of the dust’s surface layer to change. Hence, the idea that solar wind irradiation might produce water-species has been around since then, but whether it actually does produce water has been debated. The reasons for the uncertainty are that the amount of water produced is small and it is localized in very thin rims on the surfaces of silicate minerals so that older analytical techniques were unable to confirm the presence of water.
Using a state-of-the-art transmission electron microscope, the scientists have now actually detected water produced by solar-wind irradiation in the space-weathered rims on silicate minerals in interplanetary dust particles. Futher, on the bases of laboratory-irradiated minerals that have similar amorphous rims, they were able to conclude that the water forms from the interaction of solar wind hydrogen ions (H+) with oxygen in the silicate mineral grains.
This recent work does not suggest how much water may have been delivered to Earth in this manner from IDPs. “In no way do we suggest that it was sufficient to form oceans, for example,” said Ishii. “However, the relevance of our work is not the origin of the Earth’s oceans but that we have shown continuous, co-delivery of water and organics intimately intermixed.”
In future work, the scientists will attempt to estimate water abundances delivered to Earth by IDPs. Further, they will explore in more detail what other organic (carbon-based) and inorganic species are present in the water in the vesicles in interplanetary dust rims.



Tomado de/Taken from University of Hawai'i System

Resumen de la publicación/Abstract of the paper
Detection of solar wind-produced water in irradiated rims on silicate minerals
J.P. Bradley, H.A. Ishii, J.J. Gillis-Davis, J. Ciston, M.H. Nielsen, H.A. Bechtel and M.C. Martin
PNAS doi: 10.1073/pnas.1320115111
Abstract
The solar wind (SW), composed of predominantly ∼1-keV H+ ions, produces amorphous rims up to ∼150 nm thick on the surfaces of minerals exposed in space. Silicates with amorphous rims are observed on interplanetary dust particles and on lunar and asteroid soil regolith grains. Implanted H+ may react with oxygen in the minerals to form trace amounts of hydroxyl (−OH) and/or water (H2O). Previous studies have detected hydroxyl in lunar soils, but its chemical state, physical location in the soils, and source(s) are debated. If −OH or H2O is generated in rims on silicate grains, there are important implications for the origins of water in the solar system and other astrophysical environments. By exploiting the high spatial resolution of transmission electron microscopy and valence electron energy-loss spectroscopy, we detect water sealed in vesicles within amorphous rims produced by SW irradiation of silicate mineral grains on the exterior surfaces of interplanetary dust particles. Our findings establish that water is a byproduct of SW space weathering. We conclude, on the basis of the pervasiveness of the SW and silicate materials, that the production of radiolytic SW water on airless bodies is a ubiquitous process throughout the solar system.

martes, 21 de enero de 2014

Homenaje a STEPHEN HAWKING



Sir STEPHEN HAWKING cumple 72 años (09-01-2014), famoso científico sobresaliente por sus teorías sobre la estructura del Universo, cumple contra todo pronóstico de la Medicina, 72 años.
"Stephen William Hawking (Oxford, 8 de enero de 1942) es un físico, cosmólogo y divulgador científico del Reino Unido.

Es miembro de la Real Sociedad de Londres, de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. Fue titular de la Cátedra Lucasiana de Matemáticas (Lucasian Chair of Mathematics) de la Universidad de Cambridge hasta su jubilación en 2009. Entre las numerosas distinciones que le han sido concedidas, Hawking ha sido honrado con doce doctorados honoris causa y ha sido galardonado con la Orden del Imperio Británico (grado CBE) en 1982, con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1989, con la Medalla Copley en 2006 y con la Medalla de la Libertad en 2009.

Tras acabar su doctorado en 1966, Hawking consiguió una beca en Cambridge. Al principio, su trabajo fue de investigador, pero más tarde se convirtió en profesor. En 1973, dejó el Instituto de Astronomía y se unió al Departamento de Matemáticas Aplicadas y Física Teórica en Cambridge. Fue Profesor de Física Gravitacional en Cambridge en 1977. En 1979 Hawking fue nombrado Catedrático Lucasiano de Matemáticas en Cambridge; la cátedra de Newton en Cambridge; honor también compartido por Dirac.

Entre 1965 y 1970, Hawking trabajó en concreto en la Teoría General de la Relatividad ideando nuevas técnicas matemáticas para estudiarla. Gran parte de su trabajo lo hizo en colaboración con Roger Penrose.

Desde 1970, Hawking empezó a aplicar sus ideas previas al estudio de los agujeros negros y descubrió una propiedad notable: usando la Teoría Cuántica y la Relatividad General fue capaz de demostrar que los agujeros negros pueden emitir radiación. El éxito al confirmarlo le hizo trabajar a partir de aquel momento en la unificación de ambas, la relatividad general y la teoría cuántica. En 1971 Hawking investigó la creación del Universo y pronosticó que, después del Big Bang, se crearon muchos objetos supermasivos (del orden de 109 ton) del tamaño de un protón. Estos mini-agujeros negros poseían una gran atracción gravitacional controlada por la relatividad general, regida también por leyes de la mecánica cuántica que se aplicarían a objetos pequeños.

Otro éxito notable de Hawking fue su propuesta de una topología "sin fronteras" del Universo formulada en 1983 junto a Jim Hartle. Hawking lo explica así:

"Que tanto el tiempo como el espacio son finitos en extensión, pero no tienen ningún límite o borde. ... no habría distinciones y las leyes de la ciencia se sostendrían por todas partes, incluyendo el principio del universo"
Ya en 1982, Hawking decide escribir un libro divulgativo de Cosmología: "Breve Historia del Tiempo". Sin embargo, Hawking sufre otro ataque:

"Yo estaba en Ginebra, en el CERN, el gran acelerador de partículas, en el verano de 1985... Cogí una pulmonía y pronto fui al hospital. El hospital de Ginebra sugirió a mi esposa que no merecía la pena mantenerme vivo conectado a una máquina. Pero ella en ningún caso aceptó eso. Regresé al Hospital de Addenbrooke en Cambridge, donde un cirujano llamado Roger Grey me realizó una traqueotomía. Aquella operación salvó mi vida, pero se llevó mi voz..."
A Hawking se le proporcionó un sistema informático para permitir que tuviese una voz electrónica.


Finalmente en 1988 se publicó "Una breve historia del tiempo". El libro batió récords de ventas de una forma difícil de predecir. Como no podía ser de otra manera, Hawking ha recibido gran cantidad de honores; fue elegido miembro de Real Sociedad de Londres en 1974, siendo uno de los más jóvenes, también es miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. Se le fue concedido el CBE3 en 1982 y fue nombrado Compañero de Honor en 1989, mismo año en que recibió el Premio Príncipe de Asturias. En el año 2008 recibió el premio Fonseca 2008 que se entregó por primera vez el día 27 de septiembre de 2008.

En 2009 participó en un homenaje a Carl Sagan auspiciado por la discográfica de Jack White Third Man Records. A la venta el 6 de noviembre, setenta y cinco aniversario del nacimiento del astrónomo, "A Glorious Dawn" parte de fragmentos del programa divulgador de Sagan Cosmos: un viaje personal, musicalizados por John Boswell y a los que se ha añadido la voz de Hawking.

Hawking ha trabajado en las leyes básicas que gobiernan el universo. Junto con Roger Penrose mostró que la Teoría General de la Relatividad de Einstein implica que el espacio y el tiempo han de tener un principio en el Big Bang y un final dentro de agujeros negros. Semejantes resultados señalan la necesidad de unificar la Relatividad General con la Teoría Cuántica, el otro gran desarrollo científico de la primera mitad del siglo XX. Una consecuencia de tal unificación que él descubrió era que los agujeros negros no eran totalmente negros, sino que podían emitir radiación y eventualmente evaporarse y desaparecer. Otra conjetura es que el universo no tiene bordes o límites en el tiempo imaginario. Esto implicaría que el modo en que el universo empezó queda completamente determinado por las leyes de la ciencia.


Sus numerosas publicaciones incluyen La Estructura a Gran Escala del Espacio-tiempo con G. F. R. Ellis, Relatividad General: Revisión en el Centenario de Einstein con W. Israel, y 300 Años de Gravedad, con W. Israel. Stephen Hawking ha publicado tres libros de divulgación: su éxito de ventas Breve historia del tiempo (Historia del tiempo: del Big Bang a los agujeros negros), Agujeros negros y pequeños universos y otros ensayos, en 2001 El universo en una cáscara de nuez, en 2005 Brevísima historia del tiempo, una versión de su libro homónimo adaptada para un público más amplio.""" Según Wikipedia.

Gracias a las nuevas tecnologías, no sólo ha podido seguir explorando sus teorías, sino darlar a conocer comunicándose con el resto del mundo.


INFORMACIÓN RELACIONADA, PINCHANDO EL SIGUIENTE ENLACE:
http://www.alkaidediciones.com/foro/index.php?topic=2684.0

martes, 24 de diciembre de 2013

¡Feliz Navidad!


¡Desde ALKAID os deseamos que se hagan realidad vuestros deseos!

jueves, 5 de diciembre de 2013

El Hexágono de Saturno y el agujero de ozono antártico se parecen/Saturn's Hexagon and the Antartic ozono hole look similar


La nave espacial Cassini de la NASA ha obtenido la película de más alta resolución hasta el momento del Hexágono, la corriente de chorro de seis lados que hay en el polo norte de Saturno. La película muestra una vista completa de la parte superior de Saturno hasta los 70 grados de latitud norte.
El Hexágono es una corriente en chorro ondulante de aproximadamente 30.000 kilómetros (20.000 millas) de ancho, con vientos de más de 300 km/hora (200 millas por hora) y con una enorme tormenta en el centro.
Según Andrew Ingersoll, miembro del equipo de imágenes de Cassini en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena, "el hexágono es simplemente una corriente de aire, y los fenómenos climáticos parecidos son muy turbulentos e inestables.../...Un huracán dura normalmente una semana en la Tierra, pero esto ha estado aquí durante décadas - y quién sabe - tal vez siglos."
Los científicos sospechan que la estabilidad del Hexágono tiene que ver con la falta de accidentes geográficos sólidos en Saturno, que es esencialmente una gigantesca bola de gas, ya que en la Tierra estos fenómenos se interrumpen cuando se encuentran con la fricción de las formas terrestres o de las capas de hielo
El que ahora se disponga de buenas imágenes del fenómeno, se debe a que el sol comenzó a iluminar su interior a finales de 2012. Cassini pudo tomar imágenes del Hexágono con cámaras de alta resolución durante 10 horas, permitiendo así a los científicos echar una buena ojeada al movimiento de las estructuras nubosas de su interior. Así, observaron la tormenta alrededor del polo norte, así como pequeños vórtices girando en dirección opuesta a la del hexágono. Algunos de los vórtices son arrastrados junto con la corriente de chorro como en una pista de carreras. El mayor de estos vórtices tiene una extensión de cerca de 3.500 kilómetros (2.200 millas), es decir aproximadamente el doble del tamaño del mayor huracán registrado en la Tierra.
Los científicos analizaron estas imágenes en falso color, un método de representación (rendering) que permite diferenciar con mayor facilidad las diferencias entre los tipos de partículas en suspensión en la atmósfera – unas partículas relativamente pequeñas que forman la neblina - dentro y fuera del hexágono.
Según Kunio Sayanagi, del equipo de imagen de Cassini, "en el interior del hHxágono, hay menos partículas grandes de neblina y una concentración grande de partículas pequeñas, mientras que fuera del hexágono, sucede todo lo contrario.../... La corriente en chorro hexagonal está actuando como una especie barrera, lo que origina algo parecido al agujero de ozono antártico de la Tierra."
El agujero de ozono de la Antártida se forma dentro de una región delimitada por una corriente en chorro parecida al hexágono. Las condiciones invernales permiten que se produzcan los procesos químicos que destruyen el ozono, y la corriente en chorro impide el reabastecimiento de ozono desde el exterior. En Saturno, los aerosoles grandes no pueden pasar desde fuera a la corriente en chorro hexagonal, y se crean partículas de aerosol de gran tamaño cuando la luz del sol brilla sobre la atmósfera. Sólo recientemente, con el inicio de la primavera boreal de Saturno en agosto de 2009, comenzó la luz solar a bañar el hemisferio norte del planeta.
"A medida que nos acercamos al solsticio de verano de Saturno en 2017, las condiciones de iluminación de su polo norte mejorarán, y seguiremos con gran emoción los cambios que se producirán tanto dentro como fuera de los límites del Hexágono", dijo Scott Edgington, subdirector científico del proyecto Cassini .
Cassini se lanzó en 1997 y llegó a Saturno el 1 de julio de 2004. Está previsto que su misión finalice en septiembre de 2017. La misión Cassini-Huygens es un proyecto cooperativo de la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Italiana.


NASA's Cassini spacecraft has obtained the highest-resolution movie yet of a unique six-sided jet stream, known as the hexagon, around Saturn's north pole. The movie shows a complete view of the top of Saturn down to about 70 degrees latitude.
Spanning about 20,000 miles (30,000 kilometers) across, the hexagon is a wavy jet stream of 200-mile-per-hour winds (about 322 kilometers per hour) with a massive, rotating storm at the center.
"The hexagon is just a current of air, and weather features out there that share similarities to this are notoriously turbulent and unstable," said Andrew Ingersoll, a Cassini imaging team member at the California Institute of Technology in Pasadena. "A hurricane on Earth typically lasts a week, but this has been here for decades -- and who knows -- maybe centuries."
Weather patterns on Earth are interrupted when they encounter friction from landforms or ice caps. Scientists suspect the stability of the hexagon has something to do with the lack of solid landforms on Saturn, which is essentially a giant ball of gas.
Better views of the hexagon are available now because the sun began to illuminate its interior in late 2012. Cassini captured images of the hexagon over a 10-hour time span with high-resolution cameras, giving scientists a good look at the motion of cloud structures within.
They saw the storm around the pole, as well as small vortices rotating in the opposite direction of the hexagon. Some of the vortices are swept along with the jet stream as if on a racetrack. The largest of these vortices spans about 2,200 miles (3,500 kilometers), or about twice the size of the largest hurricane recorded on Earth.
Scientists analyzed these images in false color, a rendering method that makes it easier to distinguish differences among the types of particles suspended in the atmosphere -- relatively small particles that make up haze -- inside and outside the hexagon.
"Inside the hexagon, there are fewer large haze particles and a concentration of small haze particles, while outside the hexagon, the opposite is true," said Kunio Sayanagi, a Cassini imaging team associate at Hampton University in Virginia. "The hexagonal jet stream is acting like a barrier, which results in something like Earth's Antarctic ozone hole."
The Antarctic ozone hole forms within a region enclosed by a jet stream with similarities to the hexagon. Wintertime conditions enable ozone-destroying chemical processes to occur, and the jet stream prevents a resupply of ozone from the outside. At Saturn, large aerosols cannot cross into the hexagonal jet stream from outside, and large aerosol particles are created when sunlight shines on the atmosphere. Only recently, with the start of Saturn's northern spring in August 2009, did sunlight begin bathing the planet's northern hemisphere.
"As we approach Saturn's summer solstice in 2017, lighting conditions over its north pole will improve, and we are excited to track the changes that occur both inside and outside the hexagon boundary," said Scott Edgington, Cassini deputy project scientist at NASA's Jet Propulsion Laboratory in Pasadena, Calif.
Cassini launched in 1997 and arrived at Saturn on July 1, 2004. Its mission is scheduled to end in September 2017. The Cassini-Huygens mission is a cooperative project of NASA, the European Space Agency and the Italian Space Agency.

Tomado de/Taken from Jet Propulsion Laboratory

domingo, 17 de noviembre de 2013

Un eclipse 'bajo Windows'/An eclipse 'under Windows'

El pasado 3 de noviembre de 2013, tuvo lugar un eclipse solar híbrido parcialmente visible desde España. Como todo el mundo sabe, un eclipse lugar ocurre cuando la Luna pasa entre la Tierra y el Sol, bloqueando (ocultando) total o parcialmente la luz solar. Esto solo puede suceder en Luna nueva, cuando la Luna y el Sol, vistos desde la Tierra, están alineados en línea recta. En un eclipse total, el disco solar queda totalmente oscurecido por la Luna, mientras que solo lo queda una parte en los eclipses parciales y anulares. Un eclipse híbrido (anular/total) es una cosa intermedia: en algunas partes de la Tierra es total y en otros es anular. Estos eclipses son comparativamente raros.
Según se aprecia en la animación de arriba, este eclipse fue solo marginal en España. A pesar de ello, yo tomé algunas fotos durante el evento, y una de ellas permite apreciar el eclipse, como se muestra en la serie de fotos que hay más abajo.
La foto grande fue hecha con una cámara digital normal utilizando filtros, dos disquetes viejos (Windows 95) de 3.5” y una oportuna nube, que produjeron estos colores tan artificiales- Las otras imágenes han sido realizadas con Photoshop. El borde de la Luna, come el Sol en su parte inferior derecha. La foto se parece a al diagrama previsto, aunque el aérea comida por la Luna es menor, pues Valladolid está a latitudes más altas que Madrid.
Por tanto, sin necesidad de cámaras caras, ni lentes, ni telescopio... he podido ver un eclipse ‘bajo Windows’.

La foto 'grande' original/The original 'big' picture
La zona central de la fotografía (pixels a tamaño real)/The central zone of the picture(real size pixels)
La zona central agrandada/The central zone enlarged
Idem en blanco y negro/Idem in black and white
The past November 3, 2013, we have had a hybrid Solar eclipse partially visible from Spain. As everyone knows a solar eclipse occurs when the Moon passes between the Sun and Earth, and the Moon fully or partially blocks ("occults") the Sun. This can happen only at new moon, when the Sun and the Moon are in conjunction as seen from Earth in an alignment referred to as syzygy (a straight line configuration of three celestial bodies). In a total eclipse, the disk of the Sun is fully obscured by the Moon. In partial and annular eclipses only part of the Sun is obscured. A hybrid eclipse (also called annular/total eclipse) shifts between a total and annular eclipse: at certain points on the surface of Earth it appears as a total eclipse, whereas at other points it appears as annular. Hybrid eclipses are comparatively rare.
From the animation above, you can see that this eclipse was only marginal in Spain. However, I have taken some photographies of this celestial event and one of them allows to watch the eclipse (See the above series)
The 'big' picture was taken with a normal digital camera using as filters two old (Windows 95) 3.5" floppy diskettes and an oportune cloud, that have originated these artificial colours. The other images have been made with the help of Photoshop. The edge of the Moon can be seen down right on the surface of the Sun. The picture looks like the above diagram, but the area bitten by the Moon is smaller because Valladolid is at a higher latitude than Madrid.
So, no expensive cameras, no lenses, no telescope... but I have watched a Solar Eclipse 'under Windows'!



Y por último y para los nostálgicos, Bonnie Tyler y su Total eclipse of the Hearth/And last, for the nostalgic amongst you: Bonnie Tyler's Total Eclipse of the Heart

martes, 5 de noviembre de 2013

¿Hay muchos planetas habitables?/How common are habitable planets?


El telescopio espacial de la NASA Kepler, fuera de servicio una vez finalizada su misión de cuatro años, sigue proporcionando datos suficientes para dar respuesta a la pregunta que dio origen a su existencia: ¿Cuántas de las 200 mil millones de estrellas de nuestra galaxia tienen planetas potencialmente habitables?
Según el análisis que han llevado cabo astrónomos de las Universidades de Hawai y California (Berkeley) una de cada cinco estrellas similares al sol tienen planetas del tamaño de la Tierra y son potencialmente habitables. A esta conclusión se llega a partir de las observaciones del telescopio Kepler.
Teniendo en cuenta que alrededor del 20 por ciento de las estrellas son como el Sol, los investigadores afirman que en Vía Láctea, puede haber varias decenas de miles de millones de planetas del tamaño de la Tierra potencialmente habitables,.
Según Erik Petigura que dirigió el análisis de los datos "Parece increíble , pero cuando miramos a los miles de estrellas del cielo nocturno, puede que la estrella similar al Sol más cercana y con un planeta del tamaño de la Tierra en su zona habitable, esté solo a 12 años luz de distancia y se pueda ver a simple vista”. El resultado se ha publicado en la edición online de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences y está firmado por Petigura, Howard and Marcy.
El equipo investigador advierte sin embargo de que no todos los planetas del tamaño de la Tierra y en órbitas como las de nuestro planeta son necesariamente adecuados para la vida, incluso aunque permanezcan en la zona habitable alrededor de una estrella, una zona en la que la temperatura no es demasiado caliente ni demasiado fría.
"Algunos de esos planetas pueden tener atmósferas muy gruesas, y su superficie sería tan caliente que las moléculas parecidas al de ADN sobrevivirían. Otros pueden tener superficies rocosas que podrían albergar agua líquida adecuada para los organismos vivos ", dijo Marcy. "No sabemos qué rango de tipos de planetas y de medioambientes son adecuados para la vida."
A partir de datos tomados por el Kepler y por los telescopios Kerck de Hawái el equipo se centró en 42.000 estrellas parecidas al Sol o ligeramente más frías y calientes, y encontró 603 planetas candidatos, de los que solo 10 eran del tamaño de la Tierra y orbitaban a distancias adecuadas para la vida.
Todos los planetas potencialmente habitables encontrados en el estudio pertenecen a estrellas tipo K, ligeramente más frías y pequeñas que el Sol, pero los resultados se pueden extrapolar a estrellas tipo G como la nuestra. De haberse ampliado la misión Kepler, se habrían obtenido suficientes datos para detectar directamente un puñado de planetas del tamaño de la Tierra en las zonas habitables de estrellas tipo G.
"Si las estrellas que había en el campo de visión de Kepler son representativas de las estrellas que hay en nuestra vecindad, ... podemos esperar que el planeta (del tamaño de la Tierra) más cercano esté en órbita alrededor de una estrella a menos de 12 años luz de la Tierra y puede ser visto por tanto a simple vista", escribieron los investigadores en su artículo.



NASA’s Kepler space telescope, now crippled and its four-year mission at an end, nevertheless provided enough data to answer its main research question: How many of the 200 billion stars in our galaxy have potentially habitable planets?
Analysis by UC Berkeley and University of Hawaii astronomers shows that one in five sun-like stars have potentially habitable, Earth-size planets. These conclusions are extracted from data taken by the Kepler telescope.
Given that about 20 percent of stars are sun-like, the researchers say, that amounts to several tens of billions of potentially habitable, Earth-size planets in the Milky Way Galaxy.
When you look up at the thousands of stars in the night sky, the nearest sun-like star with an Earth-size planet in its habitable zone is probably only 12 light years away and can be seen with the naked eye. That is amazing,” said UC Berkeley graduate student Erik Petigura, who led the analysis of the Kepler data, published in the online early edition of the journal Proceedings of the National Academy of Sciences, and authored by Petigura, Howard and Marcy
The team cautioned that Earth-size planets in orbits about the size of Earth’s are not necessarily hospitable to life, even if they reside in the habitable zone around a star where the temperature is not too hot and not too cold.
Some may have thick atmospheres, making it so hot at the surface that DNA-like molecules would not survive. Others may have rocky surfaces that could harbor liquid water suitable for living organisms,Marcy said. “We don’t know what range of planet types and their environments are suitable for life.”
From data taken by the Kepler mission and by the Keck telescopes at Hawaii, the research team focused on the 42,000 stars that are like the sun or slightly cooler and smaller, and found 603 candidate planets orbiting them, only 10 of these were Earth-size and are orbiting their star at a distance suitable for life.
All of the potentially habitable planets found in the team’s survey are around K stars, which are cooler and slightly smaller than the sun, but the result for K stars can be extrapolated to G stars like the sun. Had Kepler survived for an extended mission, it would have obtained enough data to directly detect a handful of Earth-size planets in the habitable zones of G-type stars.
“If the stars in the Kepler field are representative of stars in the solar neighborhood, … then the nearest (Earth-size) planet is expected to orbit a star that is less than 12 light-years from Earth and can be seen by the unaided eye,” the researchers wrote in their paper.

Tomado de/Taken from University of Berkeley

Resumen de la publicación/Abstract of the paper
Prevalence of Earth-size planets orbiting Sun-like stars
E.A. Petigura, A.W. Howard and G.W. Marcy
PNAS early edition
Published online before print November 4, 2013, doi: 10.1073/pnas.1319909110
Abstract
Determining whether Earth-like planets are common or rare looms as a touchstone in the question of life in the universe. We searched for Earth-size planets that cross in front of their host stars by examining the brightness measurements of 42,000 stars from National Aeronautics and Space Administration’s Kepler mission. We found 603 planets, including 10 that are Earth size (1−2 R⊕) and receive comparable levels of stellar energy to that of Earth (0:25−4 F⊕). We account for Kepler’s imperfect detectability of such planets by injecting synthetic planet–caused dimmings into the Kepler brightness measurements and recording the fraction detected. We find that 11 ± 4% of Sun-like stars harbor an Earthsize planet receiving between one and four times the stellar intensity as Earth. We also find that the occurrence of Earth-size planets is constant with increasing orbital period (P), within equal intervals of logP up to ∼200 d. Extrapolating, one finds 5.7 (+1.7−2.2)% of Sun-like stars harbor an Earth-size planet with orbital periods of 200–400 d.